Cómo cuidar una planta de tomate

Muchas veces cometemos el error de plantar tomates en huerto o tomates en casa, y no hacerle caso hasta que vemos que… ¡uy! Está tardando mucho en dar su fruto, ¿por qué será?…

Errores al plantar tomates

Pues puede ser por muchas cosas, pero un error común es no podar las tomateras debidamente para que cojan más fuerza y no estén arrastrando las hojas secas o podridas que lo único que hacen es mermar su fuerza y agotar parte de sus recursos.

Cada tomatera tiene unas necesidades diferentes, eso es cierto., pero aquí os damos algunos consejos básicos que son generalizables a casi todas las plantas de tomate y que ayudará a mantenerlas fuertes y limpias.

Cuidados del tomatera

Poda del tomate

1. Podar las hojas de la parte más baja del tallo del tomate. Estas hojas, en muchos de los casos son los cotiledones (las primeras hojas que sacó la tomatera) y que ya no necesita.

Hojas del tomate

2. Cortar las hojas de la parte inferior que no son los cotiledones pero que tienen un aspecto seco o deteriorado. Estas hojas restan fuerza a nuestro tomate y no están aportándole nada, porque están enfermas y no cumplen bien su función.

Flor del tomate

3. Ya sé que esto nos puede dar mucha pena después de plantar los tomates, pero hay casos en los que la planta de tomate da demasiada flor y puede ser conveniente retirar alguna.

Tened en cuenta que cuantas más flores tenga que alimentar, menos cantidad de nutrientes tendrá para cada una.

Esto se traduce en tomates muy pequeñas o con menos nutrientes.

Sin embargo, si realizamos una poda, quitando por cada tomatera algunas flores, lo que nos quedará son tomates más grandes y ricos en nutrientes ya que la tomatera podrá poner más energía en los frutos que le queden.

Hongos en tomateras

4. Podar las hojas que tengan una enfermedad instalada y difícil de combatir. Hay casos como hongos que conviene eliminar esa hoja infectada para que no se propague.

También hay plagas como puede ser el pulgón o la mosca blanca que nos pueden dejar muy deterioradas algunas hojas, en este caso lo mejor es podarla y así evitar que la hoja siga consumiendo recursos de la tomatera

Frutos del tomate

5. Eliminar frutos o flores deterioradas. Hay ocasiones en que el tomate puede pudrir o la flor de la tomatera secarse. En estos casos también es mejor retirarlos y no esperar a que se mejoren o se caigan solos.

Rama tomatera rota

6. En ocasiones hay ramas de la tomatera que pesan demasiado debido a una carga excesiva de frutos y se pueden partir.

Si podemos ponerle un tutor y salvarla, genial, pero si está demasiado resquebrajada lo mejor es podarla y dejar que el resto de la tomatera siga creciendo con fuerza.

Esperamos os haya sido útil, un saludo cultiva2.

Deja un comentario